Jean-Pierre Olivero

Su misión:

Jean-Pierre Olivero se hizo panadero por amor al pan, inspirado por los escritos de Gaston Lenôtre hace más de 25 años. Creador de varias panaderías, domina tanto la cocción en horno de leña como la eléctrica, privilegiando las fermentaciones largas; utiliza la masa madre líquida, la masa madre rígida, la masa prefermentada, el poolish, etc.

Más tarde, decidió volver a su pasión inicial: estar en el corazón de la panadería, permanecer conectado a los materiales en su panadería situada en Bédoin, a los pies del Mont Ventoux. Allí trabaja con su esposa Stéphanie, su hijo Enzo y Serge, colega desde el principio.

Su experiencia y sus esfuerzos le llevaron a desarrollar el concepto de “Molino en la panadería”: volver a lo esencial, ganarse la vida dignamente con su oficio, disponer de tiempo y alimentar a la gente con la más pura de las intenciones. En consecuencia, ha desarrollado sabores caseros muy apreciados dentro de un enfoque de panadería mínimo y auténtico, un concepto que desea compartir con todo el mundo.

El concepto de molino en la panadería :

Fue en 2006 cuando Jean-Pierre y Serge esbozaron el proyecto de instalar un molino en la panadería. La idea surgió con Gilles Servonat, comercial de Soufflet, y Jérôme Reynard, molinero-productor de einkorn en el Pays de Sault, que le aconsejaron invertir en un molino ALMA PRO.

Jean-Pierre llevó a cabo una investigación exhaustiva sobre la molienda, la planificación y la mejor fórmula con la que trabajar para conseguir un pan de sabor único en un proceso sencillo.

El resultado fue innegable: las ventas de panes especiales se dispararon y la panadería pasó a ser muy rentable. A sus clientes les encantaba el pan, y volvían cada vez en mayor número. Se había encontrado la fórmula, y el molino iba a ser algo más que una herramienta; situado en la tienda, hablaría de la intención que Jean-Pierre, Serge y Enzo llevaban en su proceso de elaboración del pan. El concepto del molino en la panadería fue un éxito, tanto humano como empresarial, con cifras que lo demuestran.

Jean-Pierre quiere compartir su entusiasmo con todos los panaderos; este proyecto es un éxito y todos deberían beneficiarse de él. Pero los panaderos necesitaban poder encontrar el grano.

Gilles Servonat y Charles Joussely, que trabajan en Moulins Soufflet, creyeron en el proyecto; con Jean-Pierre, querían que Moulins Soufflet proporcionara grano seleccionado, limpio y envasado en sacos de 25 kg para cada panadero equipado con un molino.

Hacer avanzar las cosas nunca es tarea fácil, y con la llegada de Hugo Montjaux como responsable comercial nacional, el proyecto tomó forma: Moulins Soufflet quería que cada uno de sus panaderos estuviera equipado con los mejores molinos en sus panaderías, con un servicio de entrega de grano ecológico preparado en sacos de 25 kg.

Jean-Pierre Olivero ofrece formación, ¡haga clic aquí para obtener más información!

Nadia  Sammut
chef de catering
Cadenet, France

Mi trabajo hoy consiste en transmitir mis conocimientos de la granja al plato, a través de todos mis colegas de la cocina y la transformación…

Découvrir cet ambassadeur
Jean-Pierre  Olivero
Panadero
Bédoin, France

Jean-Pierre Olivero, panadero situado a los pies del Mont Ventoux, trabaja en el concepto de panadería con harinas frescas integrales.

Découvrir cet ambassadeur
Franck  Debieu
Maestro panadero
Palaiseau, France

Fundador de las panaderías L’Étoile du Berger, Franck Debieu trabaja desde 1994 en el desarrollo de técnicas de fermentación de masa madre…

Découvrir cet ambassadeur